Aporte de la espiritualidad a la depresión y la ansiedad

La disposición de cambiar siempre será el mejor camino para avanzar y salir del abismo.

Desde hace mucho tiempo ha adquirido un auge significativo el tema de la espiritualidad y su influencia positiva en la calidad de vida. Así mismo, se ha constatado que dicha calidad de vida es un factor determinante para padecimientos físicos y/o emocionales, pues a menor calidad de vida, mayor probabilidad de enfermedades que afectan la salud y la mente; un ejemplo claro de enfermedades mentales ocasionadas por una calidad de vida negativa son la depresión y la ansiedad.

Teniendo en cuenta que la espiritualidad aumenta la calidad de vida, cabe resaltar su aporte positivo en los síntomas relacionados con las enfermedades mentales mencionadas. Uno de los puntos más importantes que se trabajan a nivel espiritual y que contribuyen a disminuir la ansiedad y la depresión es el descubrimiento del propósito que tenemos como seres humanos y de todo lo significativo que hay en el mundo y con lo cual tenemos una conexión.

Cuando fortalecemos nuestros niveles espirituales, nos damos cuenta que realmente no vale la pena las lamentaciones, ni las culpabilidades respecto a las cosas negativas. Las personas que padecen ansiedad o depresión tienen una dificultad elevada para buscar soluciones, puesto que se concentran en lo negativo y no dan cabida al avance, es por esto que desde la espiritualidad se construyen cimientos de fe y disposición para comprender la razón de todo lo que nos ocurre.