Consejos para acabar con la negatividad

Las malas energías y la negatividad pueden ser la causa primaria de un deterioro en la salud.

En la historia de la humanidad se ha intentado descubrir qué tanta relación existe entre la mente y el cuerpo. Algunos estudios científicos intentan confirmar si lo que atormenta nuestra mente se manifiesta como una enfermedad en alguna parte del cuerpo. Lo cierto es que, aunque no existe una completa certeza al respecto, si está comprobado que de nuestra actitud depende en gran magnitud la calidad de vida que tenemos, es por eso que quiero compartir contigo estos pequeños consejos para que erradiques todo lo negativo de tu vida y, de esta manera, puedas fluir en todos los aspectos:

- Valora todo lo que sucede en tu vida, incluido lo negativo, aunque en principio parece una tarea difícil, es importante que analices los pros y los contras de cada situación y de esta manera logres determinar qué aprendiste o qué aportó a tu vida la circunstancia que atravesabas. En el caso de lo positivo, pues es un poco más sencillo, pero no por eso menos relevante que te detengas a evaluar tus logros y los exaltes, dando un significado importante a tus propias acciones.

- Elimina de tu entorno todo lo que en realidad no realiza ningún aporte, esto incluye objetos, rutinas, actitudes y personas. En el caso de estas últimas es normal que sea un poco complejo poner fin a relaciones bien sea de amistad, familia o de pareja, pero cuando una persona aporta a tu vida solo cuestiones negativas, es mejor que no haga parte de tu círculo social, a menos que lo restrinjas a lo estrictamente necesario, especialmente en el caso de la familia donde es imposible cortar los lazos.

- Toma tus propias decisiones y evita la influencia de terceras personas, ya que cuando permites que otras personas decidan por ti, te cierras la posibilidad de cometer tus propios errores y aprender de ellos, así como tiendes a experimentar mayores sentimientos negativos por tener una persona a quien señalar o culpar de estos sucesos.

- Preocúpate por satisfacerte a ti mismo en primer lugar, no digo con esto que seas egoísta, pero si debes tener en cuenta que cuando vives para complacer y hacer felices a todos, terminas siendo demasiado infeliz tú mismo y, sumado a ello no lograrás el objetivo inicial.

- Evita que tus errores se conviertan en un motivo de energía negativa, cuando te cuestionas demasiado y solo te lamentas, es poco probable que logres avanzar, además una cosa es aprender de los errores y otra sumergirte en ellos.

- Toma consciencia de cómo te gustaría ser y enfócate en ello, cuando empiezas a plantear en tu cabeza la forma en que consideras todo estaría bien para ti, es mucho más fácil que logres proyectarlo y efectuarlo de manera efectiva.