Consejos para el fortalecimiento espiritual

Cuerpo, mente y espíritu en unidad para mantenerte completamente sano.

En la vida es importante que encontremos un equilibrio entre nuestro bienestar físico y mental, de allí radica la importancia de prestar especial cuidado a nuestra espiritualidad; como yo siempre les digo es fundamental recordar ser positivos y llenarnos de mucha fe.

Estar en contacto constante con tu espíritu, se verá reflejado en tu calidad de vida. Cada persona tiene un concepto distinto sobre lo que significa la espiritualidad para ellos y, obviamente de esto depende la relevancia que dan en sus vidas a este campo; si bien para muchos se trata solo de una creencia o de un tema de religiosidad respecto a un culto particular, lo cierto es que se trata de la conexión que somos capaces de generar con nosotros mismos, basados en nuestros valores, moral, fe en Dios y el sentido que le damos a nuestras vidas.

Hoy quiero compartir contigo algunos consejos para que puedas fortalecerte espiritualmente y de esta manera cuides tu bienestar en todos los ámbitos:

  • Debes realizar un análisis completo de quién eres y qué es lo realmente importante en tu vida, para ello puedes plantearte preguntas como: ¿Qué es lo que más valoras de tu vida? ¿Qué personas dan un sentido y aportan en tu vida? ¿Qué te motiva y te mantiene positivo? ¿Qué logros te han hecho sentir más orgulloso y qué logros aspiras alcanzar ahora? Cuando obtengas esas respuestas, tendrás la capacidad de admirarte, valorarte y en especial, mantener en tu vida aquello que verdaderamente vale la pena y cambiar aquello que no (Aplica para personas, situaciones y actitudes o comportamientos propios y de quienes te rodean).

  • Prioriza en tu vida aquello que te hace feliz, especialmente las relaciones que mantienes con amigos y personas que aportan positivamente en tu vida y acostúmbrate a siempre dar más de lo que recibes, de esta manera mantendrás tu espíritu fuerte al saber que siempre fuiste la mejor versión de ti.

  • Evita ser prejuicioso en especial contigo mismo, la aceptación es sumamente relevante para que tu espiritualidad luya por completo.

  • Realiza actividades donde contribuyas en causas que te motiven, el mejor agradecimiento que recibirás será interno.

  • Ora, medita, practica técnicas de relajación y concentración donde puedas fortalecer tu fe y tu autoconocimiento.

  • Presta especial cuidado a aquello que te hace sentir realizado, feliz y satisfecho contigo mismo; cuando lo tengas claro conviértelo en algo de tu cotidianidad.

  • Ejercita tu cerebro mediante la lectura, especialmente aquella que trate temas que te instruyan en diversos ámbitos.

  • Finalmente, cada día de tu vida desecha lo negativo y permite que cada bendición que Dios nos ofrece a diario pueda entrar a tu vida.