La historia de San Sebastián Mártir

Vida y oraciones. Su celebración es cada 20 de enero.

Hoy 20 de enero se celebra el día de San Sebastián. Hijo de familia militar y noble, provenientes de Narbona, aunque se habría educado en Milán. Era respetado por todos y apreciado por el emperador, que desconocía su cualidad de cristiano.

Cumplía con la disciplina militar, pero no participaba en los sacrificios idolátricos. Además, como buen cristiano, ejercitaba el apostolado entre sus compañeros, visitaba y alentaba a los cristianos encarcelados por causa de Cristo. Posteriormente, se le presento un problema siendo religioso y al mismo tiempo siendo cercando al emperador, donde este lo obligó a escoger entre ser su soldado o seguir a Jesucristo.

San Sebastián ante la decisión que le hizo tomar el emperador, decidió seguir a Jesucristo como soldado de él, lo que provocó que él emperador la amenazará de muerte. Ante las amenazas, él decidió no darle mucha importancia dado a que seguía firme en su fe como soldado de Cristo. Enfurecido Maximino, lo condenó a morir asaeteado: los soldados del emperador lo llevaron al estadio, lo desnudaron, lo ataron a un poste y lanzaron sobre él una lluvia de saetas (flechas), dándolo por muerto. Sin embargo, sus amigos que estaban al acecho, se acercaron, y al verlo todavía con vida, lo llevaron a casa de una noble cristiana romana, llamada Irene, que lo mantuvo escondido en su casa y le curó las heridas hasta que quedó restablecido.

Aunque sus amigos les aconsejaron que se fuera, el siguió firme en que quería quedarse porque nadie lo iba atemorizar porque estaba con Dios, pero al parecer el emperador Maximino se enteró y mandó a que lo azotaran hasta morir, y los soldados cumplieron esta vez sin errores la misión y tiraron su cuerpo en un lodazal.

Los cristianos lo recogieron y lo enterraron en la Vía Apia, en la célebre catacumba que lleva el nombre de San Sebastián.