La influencia astrológica

En esta fase la velocidad de un planeta ha disminuido a una décima parte de su movimiento normal.

Los planetas en su trayectoria zodiacal mantienen diferentes etapas en sus movimientos, cada uno con una denominación diferente: cuando van hacia adelante se conocen como ‘Directos’; cuando parece que retrocedieran se llaman ‘Retrógrados’, pero en el intermedio de ambos procesos existe una etapa que se denomina ‘Estacionarios’. A excepción de las luminarias mayores; Sol y Luna, que siempre están directos, todos los demás cuerpos del sistema planetario, incluidos los asteroides, presentan estos 3 tipos de momentos en sus órbitas.

El periodo estacionario de un planeta se presenta en dos momentos, uno es antes de iniciar una retrogradación y el otro es antes de retomar el movimiento directo. Su duración, aunque es muy corta, depende de la velocidad de cada planeta, yendo desde unas pocas horas en el caso de Mercurio hasta un par de días si se trata de Plutón.

¿Qué representa astrológicamente un planeta estacionario?

En términos generales, estos espacios temporales en que los planetas, por efecto óptico, parecen quedarse quietos en el cielo, son momentos de máxima liberación energética. Durante este lapso, donde el planeta o asteroide se estaciona en un punto es posible observar hacia atrás, el pasado, a su vez hacia adelante, el futuro, pero se permanece en el centro, que es el ahora; esto permite reunir toda la esencia unificándola en el presente, lo que simboliza la realidad que enfrentamos como seres humanos, aquella que exige enfocarse en el hoy como punto de partida de la consciencia de nosotros mismos.

Un planeta estacionario puede estar a punto de volverse retrógrado o directo, entonces se denomina estacionario retrógrado o estacionario directo, según sea el caso. Esta distinción es importante a la hora de la interpretación:

Un planeta estacionario retrógrado tendrá una disposición más subjetiva, esta fase del planeta exhibe una intensidad más concentrada, creando un impacto interior mayor del que tendría el mismo planeta si fuese solamente retrógrado.