La semblanza religiosa de Santo Tomás de Aquino

Cada 28 de enero se celebra la fiesta del patrón de todas las universidades y escuelas católicas.

Santo Tomás de Aquino nació en el castillo de Roccaseca (Italia) el año 1225. Tuvo una vida enfocada en la religión y en los estudios, por lo que se conoce que en su edad adulta alternó su vida de educador con la de predicador.

La iglesia católica le hace honor a su vida debido a su gran candor de vida y a su fiel observancia de la vida conventual (personas que comparten el estilo de vida que se lleva en los coventos). Él se centro en su trabajo teológico en la misión del ministerio de la palabra de Dios en la pobreza.

Sus trabajos consistían en investigar incansablemente la verdad, contemplarla con amor y entregarla a los demás en escritos y en la predicación directa. Tuvo siempre un comportamiento humilde y cordial. Su obra demuestra la estrecha coherencia entre la razón humana y la divina revelación.

Santo Tomás de Aquino fue devoto de Cristo Salvador, especialmente de la cruz y de la eucaristía, que exaltó en sus composiciones litúrgicas para la fiesta del Corpus Christi. Es conocido que tuvo una amplia religiosidad hacia la Madre de Dios, la Virgen María.

Santo Tomás de Aquino murió en la abadía de Fossanova el 7 de marzo de 1274 cuando iba de camino al concilio de Lyon y fue canonizado el 18 de julio de 1323 por Juan XXII.

San Pío V, el 11 de abril de 1567, lo declaró Doctor de la Iglesia. León XIII, el 4 de agosto de 1880, lo proclamó patrón de todas las universidades y escuelas católicas.