Los tipos de magia y sus intenciones

Algunas prácticas no son buenas ni malas, simplemente varían según las intenciones de la persona que las realice.

La magia es la creencia basada en que, a través de rituales, hechizos y saberes arcanos, pueden manipularse fuerzas sobrenaturales, para afectar la realidad y el destino. Por su parte, los tipos de magia dependen del propósito con que se practiquen y la persona que los lleve a cabo; detrás de ellos se esconde una filosofía muy interesante que sostiene toda la teoría de la práctica, y es fundamental que, si una persona decide comenzar a practicar alguno de los tipos de magia, conozca a la perfección toda su teoría.

Dentro del término magia se distinguen distintas tipologías según el fin para el que se usan, entre las más conocidas se encuentran:

Magia negra: busca causar dolor o prejuicio, forzando la voluntad del receptor solo por beneficio propio.

Magia blanca: no se usa para forzar la voluntad, ni para dañar.

Magia roja: es un tipo de magia que tiene como motivo central el uso de sangre u otros tejidos vivos, puede usarse a través del sexo. Sacrificios y orgías son prácticas de este tipo de magia. También se conoce como hematomancia

Magia Wicca: es una magia basada en prácticas muy antiguas de la época precristiana. Este tipo de magia blanca solo se usa para fomentar la protección, la curación o las buenas energías.

Magia Verde: es considerada un tipo de magia blanca que usa las hierbas y flores para mejorar la salud.

Magia amarilla: está enfocada en mejorar asuntos económicos y laborales.

Magia Ángeles o magia Angelical: tiene como protagonistas a los ángeles y los rituales para comunicarse con ellos. Usa rituales, oraciones, visualizaciones y meditación.

Magia astral: se enfoca en el plano astral, usa la meditación guiada y la práctica de los chakras.

Magia exorcista: son rituales o prácticas usadas por los sacerdotes para desterrar y ahuyentar espíritus malignos.