Oración y ritual del Domingo de Ramos

Conmemoración del ingreso triunfal de nuestro Salvador a la ciudad de Jerusalén

Este domingo, 28 de marzo, la comunidad católica conmemora una de las celebraciones más importantes del calendario litúrgico: la entrada de Jesús a Jerusalén y el comienzo de la Semana Santa, que finaliza el domingo posterior con la Pascua de Resurrección.

Esta celebración es conocida en el mundo entero como Domingo de Ramos y enmarca 2 grandes sucesos; el primero es el ingreso triunfal de nuestro Salvador a la ciudad donde celebraría la Pascua, montado en un burro y siendo aclamado por toda la gente de la ciudad, quienes gritaban “hosanna” (Viva) y cortaban ramas de árboles que tiraban por el camino que posteriormente el Mesías recorrería; a su vez, es la representación de lo que sería el comienzo de la pasión de Jesús que pronto sería crucificado para el perdón de nuestros pecados.

Como ritual principal cada Domingo de Ramos, las personas se van a las plazas frente a la iglesia con sus respectivos ramos de olivo, haciendo una procesión que simboliza el mismo recorrido de Jesús en Jerusalén, posterior a ello, hacen parte de la eucaristía, primero elevando los ramos mientras cantan “Bendito el que viene en el nombre del Señor” luego bendicen las palmas y se da inicio a la misa.

Oración del Domingo de Ramos

Señor Jesús, con este mismo ramo te acompañamos hoy a recordar tu entrada en Jerusalén, con nuestra presencia en el templo dijimos que somos tus seguidores y que tú eres el rey de los reyes. Ahora te pedimos que protejas a nuestra familia de todo mal y nos conviertas en testigos de tu amor y tu paz, para que un día podamos reinar contigo en la Jerusalén celestial, donde vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.