Oraciones para Semana Santa

“Santo, Santo, Santo es nuestro Dios”.

La Semana Santa conocida inicialmente como Gran Semana y ahora también llamada Semana Mayor es un tiempo para celebrar y recordar con gratitud la entrega de Jesús por amor a nosotros, así como de reavivar la esperanza sobre el poder de su resurrección, ya que es la antesala a la nuestra.

Estos deben ser días de reflexión y entrega a la pasión de nuestro Salvador, por tanto, debemos acompañarlo en penitencia, arrepentimiento, abandono del pecado y, en especial, en oraciones; por eso hoy comparto contigo estas oraciones para cada Día Santo, recuerda que ante todo la fe es primordial y debe ser el timón de nuestra vida.

Jueves Santo

Dios fiel, Jesús nos dio el regalo de su propio cuerpo y su sangre para que tuviéramos alimento que nos nutriera. Al compartir la Eucaristía de Jesucristo, haz que seamos eucaristía las unas para las otras. Que nuestras vidas sean bendecidas, partidas y entregadas para que tu pueblo viva. Te lo pedimos en nombre de Jesús, nuestro Pan de Vida. Amén.

Viernes Santo

Cristo Jesús, tu amor se hace visible por el misterio de tu muerte y resurrección. Transfórmanos en pueblo de Misericordia y que podamos abrazarte en las que personas que sufren a nuestro alrededor. Te lo pedimos, como pueblo reconciliado con Dios por la sangre de tu Cruz. Amén.

Sábado Santo

Dios de salvación, toda la creación espera anhelante y ansiosa la salvación prometida a nuestros padres y revelada en la resurrección de tu hijo Jesús. Enséñanos a esperar la irrupción de tu poder salvador. Aguardamos con esperanza, Oh Dios. Esperamos en compañía de todos los ángeles, santos y santas del cielo. Por su intercesión, haz que seamos capaces de decir: Santo, Santo, Santo es nuestro Dios. Amén.

Domingo de Pascua

Jesús, adoramos el misterio de tu muerte y tu resurrección. Nos maravillamos de la profundidad de tu amor por nosotros. Que todos los pueblos de la tierra reciban la buena noticia de tu evangelio. Como tu pueblo, te pedimos hoy la capacidad de vivir la alegría de la resurrección. Que cantemos con toda la creación: ¡Salve, Oh Luz de Cristo! Bienvenido, Salvador Resucitado. Amén.