Rueda de la vida

Un recurso para detenerte a reflexionar sobre el lugar en el que estás y poder proyectarte donde deseas estar.

La rueda de la vida es una herramienta visual de coaching personal que facilita la obtención de un enfoque gráfico de los aspectos que componen la vida y el grado de satisfacción y equilibrio que tenemos respecto a ellos. Esta técnica tuvo origen gracias a Paul J. Meyer, un pionero en el área de desarrollo personal y profesional; sin embargo, cabe resaltar que la primera representación gráfica de las áreas vitales se remonta al budismo, donde existe la rueda de la vida budista tibetana o rueda del karma.

Esta técnica de autoanálisis favorece la toma de conciencia acerca del momento vital en el que nos encontramos y los aspectos en los que debemos trabajar y mejorar para alcanzar una mayor satisfacción.

Cómo hacer la rueda de la vida

  1. Representar las áreas en un círculo. Es necesario dibujar un círculo y dividirlo en diferentes segmentos o porciones, que representan las diferentes esferas vitales. No existe un número establecido y fijo respecto a las divisiones que debe poseer, pues dependen del criterio propio. No obstante, las áreas más comunes son ocho: crecimiento personal, familia, salud, amistad, trabajo y/o estudios, economía, relaciones de pareja y ocio.
  2. Dar una puntuación a cada área. El rango va del número 1 al 10, siendo 10 la máxima puntuación. Cuanto más baja es la puntuación se sitúa más hacia el centro y cuanto más elevada más cercana al borde.
  3. Unir los puntos. Es necesario articular los puntos y observar la forma que ha adquirido la rueda.
  4. Analizar la forma que tomo la rueda. Si el dibujo resultante de las líneas es armónico y se asemeja a un círculo significa que existe un nivel de equilibrio en nuestra vida. Por otro lado, la forma irregular, con diversos picos y altibajos, revela aquellas áreas en las que es necesario trabajar para aumentar los niveles de satisfacción.
  5. Decidir qué áreas es necesario mejorar. Después de esto, debes decidir en qué área, se iniciará. No siempre es necesario empezar por aquella que tiene una puntuación más baja, ya que depende del momento vital en que se encuentre cada uno.
  6. Iniciar un plan de acción y evaluar periódicamente la evolución de la rueda.