San Alejandro, un espíritu bondadoso entregado al servicio de Dios

Fue un hombre de paz, conciliador y caritativo

Cada 26 de febrero se celebra el día de San Alejandro, quien nació en el año 250 y tuvo siempre un carácter apacible y bondadoso de demostraba de modo especial con las personas más débiles y humildes. Era un hombre de paz con un espíritu conciliador y caritativo. Alejandro tenía predilección por los cristianos que se retiraban del mundo y se entregaban al servicio de Dios en la soledad. Era el tiempo en que muchos iban al desierto en Egipgo como anacoretas. Estos seguían el ejemplo de San Pablo, primer ermitaño, de San Antonio y otros.

Alejandro promovió la paz de las iglesias del Egipto, a pesar de la oposición que ofrecieron algunos en la cuestión sobre el día de la celebración de la Pascua y, sobre todo, de las dificultades promovidas por los melecianos, que persistían en el cisma, negando la obediencia al obispo legítimo. Al surgir duda sobre la validez de los bautismos hechos por un niño llamado Atanasio, San Alejandro resolvió favorablemente la controversia, constituyéndose desde entonces en protector de aquel niño, que se convirtió con el tiempo en su santo sucesor.