San Antonio Abad, el reconocido padre de los Monjes

Su celebración es cada 17 de enero y su nombre significa “Floreciente”

Este santo llevó inicialmente vida apartada en su propia aldea en Egipto, pero un tiempo después se marchó al desierto, adiestrándose en las prácticas eremíticas (elige profesar una vida solitaria y ascética, sin contacto permanente con la sociedad) junto a un cierto Pablo, anciano experto en la vida solitaria.

Se conoce que San Antonio es reconocido como el padre de monjes, demostrando en sí mismo la fecundidad del Espíritu. En la actualidad, aún se conservan algunas de sus cartas, cuyas ideas principales confirman las que Atanasio le atribuye en su "Vida".

Cuando estaba muy anciano falleció aproximadamente en el año 356, en las laderas del monte Colzim, próximo al mar Rojo. Su figura delineó casi definitivamente el ideal monástico que perseguirían muchos fieles de los primeros siglos, donde no siendo hombre de estudios demostró con su vida lo esencial de la vida monástica, que intenta ser precisamente una especialización de la práctica cristiana: una vida bautismal despojada de cualquier aditamento.