San Cirilo de Alejandría, obispo y doctor

El generoso defensor de la fe católica y del dogma de María, madre de Dios.

El 27 de junio del año 444 falleció San Cirilo, obispo y doctor de la Iglesia, razón por la cual, en esta fecha se conmemora su obra y doctrina. San Cirilo fue elegido para ocupar la sede de Alejandría, en Egipto. Allí trabajó arduamente para mantener íntegra la fe católica y en el Concilio de Éfeso defendió los dogmas de la unidad de persona en Cristo y la divina maternidad de la Virgen María.

San Cirilo nació en el año 370 y desde el 412 al 444 dirigió firmemente la Iglesia de Egipto, además, en una de las épocas más difíciles en la historia de la Iglesia de Oriente se dedicó a la lucha por la ortodoxia (normas o prácticas consideradas tradicionales en nombre de la mayoría), en nombre del Papa san Celestino. Por su firmeza al servicio de la doctrina y su valentía para defender la verdad católica fue declarado Santo, aunque se reconoció de manera tardía, por lo menos en Occidente.

Luego de su proclamación, Cirilo de Alejandría mostró ser un líder autoritario y ortodoxo, ferviente perseguidor de cualquier profesión de fe alejada de la ortodoxia. Se enfrentó a los judíos y a los paganos. También luchó contra la herejía (creencias que van en contra de la organización religiosa), y consiguió la condenación de las doctrinas de su rival Nestorio, patriarca de Constantinopla, en el concilio de Éfeso en el año 431.

Oración para pedir su intercesión

Señor,
tú que hiciste de tu obispo san
Cirilo de Alejandría un defensor
invicto de la maternidad divina de la
Virgen María, concédenos a cuantos
la proclamamos verdadera Madre de
Dios llegar, por la encarnación de tu Hijo,
a la salvación eterna.

Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y
reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y
es Dios por los siglos de los siglos.
Amén.