San Jorge y la leyenda del dragón

Conmemoración al día del Santo protector y auxiliador de los pobres y desamparados.

Cada 23 de abril se conmemora el Día Mundial de San Jorge, sin embargo, a pesar de su popularidad son muy pocos los datos que se conocen sobre él y casi todas las creencias que se tienen a su nombre se basan en leyendas. Sobre su historia, se coincide en que fue un soldado romano, nacido en el siglo III en Capadocia (Turquía) y que falleció un 23 de abril a principios del siglo IV en tiempo de los emperadores Diocleciano y Maximiliano, probablemente en la ciudad de Lydda, la actual Lod de Israel.

Después de unos años en el ejército romano, San Jorge decide convertirse al cristianismo, razón por la cual reparte sus bienes entre los pobres, renuncia a su carrera militar y se enfrenta a las autoridades romanas.

La leyenda del dragón

La leyenda más popular de San Jorge es la del dragón, en la cual se presenta al santo patrono como un soldado que lucha contra un ser monstruoso al que denominan “Dragón”, que vivía en un lago y tenía atemorizada a toda una población situada en Libia. Dicho animal exigía dos corderos diarios para alimentarse a fin de no aproximarse a la ciudad, ya que desprendía un hedor muy fuerte y contaminaba todo lo que estaba vivo. Transcurrido un tiempo los ganaderos se quedaron sin ovejas y decidieron que diariamente mediante un sorteo se escogería una persona viva que sería entregada al Dragón. Un día, la elegida fue la hija del rey, pero cuando el monstruo iba a comérsela, San Jorge la salvó. Es por ese motivo que, en Cataluña, San Jorge es el patrón de los enamorados. El dragón simboliza el mal del mundo: pobreza, insolidaridad e hipocresía. La leyenda de San Jorge fue escrita en el siglo XIII por Santiago de la Vorágine en su célebre obra "La Leyenda dorada".