Santa Escolástica, virgen y hermana gemela de San Benito

Fundadora de un monasterio y de la Orden de las Hermanas Benedictinas

Cada 10 de febrero se celebra la fiesta de la hermana gemela de San Benito, Santa Escolástica. Ella fue una mujer que se consagró a Dios desde una edad muy temprana. Mientras su hermano residió en Monte Casino, ella vivió en Plombariola, fundando y gobernando un monasterio.

Santa Escolástica era visitada cada año por su hermano en el monasterio, pero en la última visita, San Gregorio relata que ella tenía un presentimiento de que no volvería ver más a su hermano, le rogó que no partiera esa noche sino al día siguiente, pero San Benito se sintió incapaz de romper las reglas de su monasterio, por lo que ella decidió dirigirse a Dios con oraciones para que interviniera en su ayuda, pero una fuerte tormenta impidió que su hermano regresara al monasterio. Los dos santos pasaron la noche hablando de las cosas santas y de asuntos espirituales. Tres días después, la santa murió, y su hermano que se encontraba absorto en la oración tuvo la visión del alma de su hermana ascendiendo al cielo en forma de paloma.

Oración

Oh Dios, que nos mostraste hacia donde la inocencia conduce, Tú hiciste que el alma de la virgen Santa Escolástica se elevara al cielo como una paloma en vuelo. Obtenedme a través de ella por sus méritos y sus oraciones que podamos así vivir en la inocencia para lograr las alegrías eternas. Te lo pedimos a través de Nuestro Señor. Amén.

Padre Nuestro, Ave María, Gloria